sábado, 16 de junio de 2007

Peñíscola vs Eurovisión

Ahora ya acabo. De verdad. Este es el último post sobre Peñíscola, pero es que la gala de clausura del festival se merece que hablen de ella. Podría hablar de los canapés, de Fernando Esteso, del mini vestido de Silke, del trenet que nos llevó del hotel al palacio donde se celebraba la gala, de Esperanza Roy que subió a entregar un premio acompañada de su perrito Lolo... (no miento, ahí está la foto para demostrarlo, foto sacada de la web del festival). Pero seré selecta y aquí está mi momento estelar:

Entregan el premio al mejor guión a Albert Espinosa por "va a ser que nadie es perfecto". Él no está y Javier Aguirre sube a recoger el premio. Él está un poco despistado, da por hecho que la película es "Cuarta planta", también escrita por Espinosa pero, por si acaso, pregunta a los presentadores: ¿esta película es de Mercero, no? Los presentadores sonríen y le contestan "manzanas traigo", así que Javier Aguirre recoge el premio y dice: "Antonio Mercero es un gran director de comedia, me alegra mucho que siga trabajando, es un gran hombre, etc.". Entre el público empieza a oírse un rumor; ¿el director no es Oristrell? Javier Aguirre acaba su discurso, baja del escenario y alguna voz del público dice: ¡Oristrell! ¡el director es Oristrell! Así que Javi (voy a llamarle así a partir de ahora, se lo ha ganado) sube de nuevo y dice: "Oristrell también es un gran director de comedia". Añade que le conoció en el rodaje de una película del grupo Parchís, donde Oristrell era profesor particular de aritmética de los niños y que poco después supo que se había dedicado al guión, escribiendo algunas piezas para Raúl Sender. Javi bajó, ahora sí definitivamente, del escenario.

Un rato después subió Inés París a recoger su premio por "Miguel y William" y en su discurso dijo que le gustaría recordar la figura del guionista, muchas veces olvidada y que el premio que antes se había dado era al mejor guión, y por tanto no era para Mercero, ni para Oristrell, sino para el guionista: Albert Espinosa. Muy bien dicho, Inés.

El festival de Peñíscola me recuerda a otro, también famoso, antiguo y que no sabe si seguir viviendo del pasado o mirar hacia el futuro: Eurovisión. Eurovisión no quiere perder a su público de siempre, el amante de la música ligera, pero si quiere tener audiencia y éxito a largo plazo no puede seguir llevando a solistas guapetones que cantan baladas cuyos estribillos son en inglés, porque está más visto que el tebeo. Sustitúyase "música ligera" por "comedia casposa" y solistas guapetones por viejas glorias y el resultado es el festival de Peñíscola. ¿Qué hacer para unir ambos mundos? ¿Hay un futuro a largo plazo para Peñíscola? Al menos tienen una ventaja respecto a Eurovisión, y es que no concursan los países bálticos que siempre acaban votándose los unos a los otros.
Una penúltima cosa que ahora ya no tiene nada que ver con el festival de Peñíscola, ni tampoco con Eurovisión. Nuestra amiga y además rrpp porque nos ha linkeado unas ciento catorce veces (vez arriba, vez abajo) en su blog, Ángela Armero, ha ganado el premio de proyectos de cortometraje de Medina del Campo. El año que viene estrenará su corto, ¡mucha suerte!
Y una última cosita ese mismo fin de semana, mientras estábamos en Peñíscola, el festival Cinemálaga nos premió con dos premios, dos: segundo premio del jurado y, (éste nos hace especial ilusión), mención al mejor guión. ¡Yuju!

4 comentarios:

Angela dijo...

Pues sí que voy a necesitar suerte, sí. Ojalá me salga tan redondo como a vosotras. Gracias por el link y muchos besos!

pd. Lo de Lolo es fantástico. De todos los nombres perrunos, está claro que LOLO sólo podía llamarse LOLO.

Anónimo dijo...

Yo no es por ser malo pero... ¿Esperanza Roy no usa el mismo tipo de extensión o peluquín que Marujita Díaz?

Angela dijo...

¡Actualizaaa!

laesti dijo...

Si no es por no actualizar. Si hay que actualizar, se actualiza, pero es que cierta persona cuyo nombre no voy a decir (Alegría, ooooops, lo he dicho) es a quien le toca actualizar.